¡Este blog se mudó a http://belascoainyneptuno.com!

Espera unos segundos para redirigirte automáticamente al nuevo sitio. Si no funciona, visita
http://belascoainyneptuno.com.
De paso, actualiza la dirección en tu blogroll y en tus “favoritos”. ¡Gracias!

lunes, octubre 27, 2008

¡Ciao, Cuba!

1
Cíclico, torpe, predecible, con el andar cansino de quien ha tenido un largo día, así regresó en la noche del sábado el tópico típico del trópico. Habíamos asistido a una presentación de
Ciao America —un film independiente, de pocos recursos y muchos aciertos— y, al final de ésta, salimos a cenar un (des)nutrido grupo de amigos, conocidos, perritos y gatitos. El restaurante: italiano, para no desentonar con el largometraje. La conversación: amena, evitando en todo momento el elefante rosado de las inminentes elecciones norteamericanas. Y, de repente, al otro extremo de la mesa, el bombazo: «Tengo ganas de ir a Cuba mientras todavía esté Fidel o Ricardo (o como quiera que se llame su hermano) en el poder».

El mal gusto es el buen gusto de la gente de mal gusto.

2
Ya que estamos: no me gustan las apuestas, pero hay veinte dólares en mi bolsillo que dicen que a este señor jamás se le habría ocurrido espetarle a un exiliado chileno: «Tengo ganas de ir a tu país mientras todavía esté Pinochet en el poder». Ya sé que no se puede comparar a ambos golpistas. ¡Faltaría más! Que el dictador cubano casi triplicó el número de víctimas y la permanencia al mando de su homólogo del Sur. Y, para colmo y mayor escarnio, Castro ha dejado una economía en ruinas.

3
El sábado no tuve que involucrarme. Al otro extremo de la mesa, L. —cubano también— me ahorró repetirme como un disco viejo. Le dio al turista (de dictaduras ajenas) un breve repaso de las indignidades nuestras de cada día. La cara del tipo me recordó un poco a mi perra la primera vez que vio la nieve. Sus ojos gritaban: «¡Inconcebible!».

4
Se repite aquí y allá que hablar con alguien que no está dispuesto a escuchar es como argumentar con la pared. Esto es impreciso. La pared —cualquier pared— puede carecer de raciocinio y facultades auditivas, pero tiene una ventaja: no está capacitada para responder estupideces.

5
El intercambio sabatino tuvo un final feliz. Después de todo, el curioso prestó atención y limitó las tonterías al mínimo. Para curarlo de su ignorancia, al final de la velada, me las di de médico de la familia y le receté algunos libros y documentales cubanos. No hay que preocuparse. Le advertí que los tomara con mucha agua. A pesar del desparpajo que quiere caracterizarnos, en el fondo —y a ratos en la superficie—, somos bastante densos.

8 comentarios:

Isis dijo...

Cuán bien lo has descrito y calado, querido Bustro.

Yoana dijo...

Cuantas veces he oido esa frase odiosa. Cabría compararla con quienes quisieran visitar los campos de concentración judíos en activo. He tenido bastantes disgustos intentando rebatir a los admiradores de nuestros dictadores, que parece que por rojos son más tolerables para el mundo. Pero a veces - como me ocurrió hoy - tengo el gusto de conversar con alguien que de verdad quiere saber, aunque aun esos se quedan con cara de incredulidad, porque lo que les cuentas es tan surrealista!

De todas formas, no me puedo callar, aunque tampoco estoy ya todo el tiempo hablando de lo mismo, pero cuando me provocan ...

Jorge Salcedo dijo...

Bustro, te entiendo. Recibe mis más sinceras y cómplices simpatías desde The People's Republic of Cambridge.

Anónimo dijo...

A esos atorrantes siempre les digo:
Afuera del agua se nada bien...

Saludos
F.C.

May dijo...

No hay cena ni presentación en la que alguien después de enterarse de mi origen ...no lo diga..!!! sumamente originales....al parecer.

Anónimo dijo...

Yo también dije esa frase. Sencillamente, pensaba que muchas de las cosas que se decían de Cuba eran exageraciones. Fui, y me di cuenta que no sólo no exageraban, sino que se quedaban cortos.
No piensen que siempre se dice con maldad, en muchos casos es tan sólo deseo de conocer por uno mismo.

Loira dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Loira dijo...

Aqui estoy redescubriendote amigo...y me encanta lo que leo.
Cuantas veces en la ultima decada me he visto confrotada a similares individuos...ahora comprendo que lo que deseaba era que se convirtiesen en paredes, gracias.