¡Este blog se mudó a http://belascoainyneptuno.com!

Espera unos segundos para redirigirte automáticamente al nuevo sitio. Si no funciona, visita
http://belascoainyneptuno.com.
De paso, actualiza la dirección en tu blogroll y en tus “favoritos”. ¡Gracias!

miércoles, febrero 11, 2009

Desmaya esa trova, compadre

(a Eida, a Enrique y a Sosa)
***
Cuando digo presente

En el borde del camino hay una silla.
La rapiña merodea aquel lugar.
El pintor de las mujeres soles
(como un cuadro del viejo Chagall)
va cabalgando sobre una palma escrita.
Viene a mí.
Blasfemo una nota y apago el reloj.

Una mujer innombrable
con pamela, impertinentes y botón,
va corrompiéndose al centro del miedo:
unos dicen que aquí,
otros dicen que allá
y Mariana quiere ser canción.

Mi unicornio azul
huye como una gaviota.
Boga, boga, boga, vuelve a bogar.
(Es concebible
y no imposible
que yo sujete mis africanas con imperdibles).

La gota de rocío
está pariendo un corazón
a mil kilómetros del ropero y del refrigerador.
(Es una historia que tiene que ver
con el curso de la Vía Láctea).

Han echado basura en mi verde jardín.
Hay que ayunar al filo del amanecer.
Oh, melancolía.
Te convido a creerme.

___
Este texto está formado exclusivamente por versos —de alguna manera hay que llamarlos— del trovador (devenido diputado devenido empresario) Silvio Rodríguez. Pertenecen, en orden alfabético, a: “Canción del elegido”, “Canción en harapos”, “Cuando digo futuro”, “Debo partirme en dos”, “El extraño caso de las damas de África”, “El mayor”, “El pintor de las mujeres soles”, “El sol no da de beber”, “Historia de las sillas”, “La gota de rocío”, “La era está pariendo un corazón”, “Oh, melancolía”, “Óleo de una mujer con sombrero”, “Sueño de una noche de verano”, “Y Mariana”.

Propongo un ejercicio a los lectores: reescriban el poema —de alguna manera hay que llamarlo— cambiando el orden de los factores, que sí alterará el producto. Podrán escribir los versos más hilarantes esta noche. Escribir, por ejemplo:

Mi unicornio azul
va corrompiéndose al centro del miedo.

Las variantes son ilimitadas. Admito que en pocas ocasiones me he divertido tanto.

***
No en balde había dedicado este post a
Manuel Sosa, cuyo desopilante experimento con versos de Silvio Rodríguez —que antecede al mío— transcribo abajo, invitando a los lectores a que adivinen de dónde salieron los fragmentos:

Si capturo al culpable

En la ciudad que posee la isla en el centro
el nuevo tiempo exige su alimento
con menos humo sobre nuestras calles,
homosexuales por el firmamento
y ballenas felices en sus valles.
Los mares se han torcido
con no poco dolor hacia tus costas,
un reloj se transforma en cangrejo
y la capa de un viejo da con una tempestad de comején
para sacar chispas del agua que me das,
y como combustible me llena de anhelos…
Me quito el rostro y lo doblo encima del pantalón,
el teléfono persiste en coleccionar absurdos:
embrumarme sigue siendo un deporte universal.
El nuevo tiempo se simula en cueros
pintándose la piel sobre el vestido.
¿Quién se atreve a decirme que debo arrepentirme
de la esperma quemante que me trajo?
Y mientras por su esófago paseo voy pensando en qué vendrá.
Seguro estoy requetemal, debo sufrir algo extraño,
pues ni la hiel ni el desengaño me dan razón de funeral.
Porque sangra de abajo yo no vendo ni rajo mi pasión
y al que diga que me aguante debajo de una sotana
le encajo una caravana de sentimientos gigantes.
Mis entrañas no entienden de estética y cambios
y en la espalda del día se queda ese algo...
En mi sábana blanca vertieron hollín,
han echado basura en mi verde jardín.
Luego un rival, narcotraficando el mar,
escupía con ron y alfilereaba un feliz corazón.
Una esponja sin dueño, un silbido buscando resultaba ser yo:
sólo de sal que el delectador también alude.
Me trata de tragar pero se atora con un trébol.
Trota sobre la espuma
seguido por un mar de negros en machete y sin encadenar.
Tú la perdiste, pero aquí se queda,
al fin y al cabo está con un obrero
y yo, con poca voz, pero de pecho,
canto porque el derecho sea más zurdo.
Dicen que me arrastrarán por sobre rocas,
que me arrancarán los ojos y el badajo.
Si capturo al culpable de tanto desastre lo va a lamentar.

6 comentarios:

Manuel Sosa dijo...

¡Ay, me has tocado el clítoris lírico!

Ja ja.

Por resultarme más cómodo, te voy a copiar los versos que usé para el ensayo que publiqué hace unos meses sobre el trovadiputador. Ahora vuelvo.

Manuel Sosa dijo...

"Si capturo al culpable"

En la ciudad que posee la isla en el centro
el nuevo tiempo exige su alimento
con menos humo sobre nuestras calles,
homosexuales por el firmamento
y ballenas felices en sus valles.
Los mares se han torcido
con no poco dolor hacia tus costas,
un reloj se transforma en cangrejo
y la capa de un viejo da con una tempestad de comején
para sacar chispas del agua que me das,
y como combustible me llena de anhelos…
Me quito el rostro y lo doblo encima del pantalón,
el teléfono persiste en coleccionar absurdos:
embrumarme sigue siendo un deporte universal.
El nuevo tiempo se simula en cueros
pintándose la piel sobre el vestido.
¿Quién se atreve a decirme que debo arrepentirme
de la esperma quemante que me trajo?
Y mientras por su esófago paseo voy pensando en qué vendrá.
Seguro estoy requetemal, debo sufrir algo extraño,
pues ni la hiel ni el desengaño me dan razón de funeral.
Porque sangra de abajo yo no vendo ni rajo mi pasión
y al que diga que me aguante debajo de una sotana
le encajo una caravana de sentimientos gigantes.
Mis entrañas no entienden de estética y cambios
y en la espalda del día se queda ese algo...
En mi sábana blanca vertieron hollín,
han echado basura en mi verde jardín.
Luego un rival, narcotraficando el mar,
escupía con ron y alfilereaba un feliz corazón.
Una esponja sin dueño, un silbido buscando resultaba ser yo:
sólo de sal que el delectador también alude.
Me trata de tragar pero se atora con un trébol.
Trota sobre la espuma
seguido por un mar de negros en machete y sin encadenar.
Tú la perdiste, pero aquí se queda,
al fin y al cabo está con un obrero
y yo, con poca voz, pero de pecho,
canto porque el derecho sea más zurdo.
Dicen que me arrastrarán por sobre rocas,
que me arrancarán los ojos y el badajo.
Si capturo al culpable de tanto desastre lo va a lamentar.

bustrófedon dijo...

¡Oh, risas, Sosa! Contaba con tu gracia inimitable.

Si me lo permites, publico tu poema en este post.

Manuel Sosa dijo...

Of course. Los que se saben sus letras de memoria ya sabrán de dónde salieron los fragmentos. Thanks!

Camilo dijo...

Jajaja, brillante!

Anónimo dijo...

Me quedo sin palabras, lo del trovadiputador, buenísimo,ji,ji,ji...

F.C.