¡Este blog se mudó a http://belascoainyneptuno.com!

Espera unos segundos para redirigirte automáticamente al nuevo sitio. Si no funciona, visita
http://belascoainyneptuno.com.
De paso, actualiza la dirección en tu blogroll y en tus “favoritos”. ¡Gracias!

miércoles, mayo 07, 2008

Remandingo por la calle del medio

Remandingo ha colgado un excelente poema de Osmany Oduardo Guerra. El texto goza de muy buenas imágenes y una cadencia envidiable. Coleccionista empedernido de endecasílabos que soy, me dediqué a compilar los que abundan en este texto. Los versos que destaco abajo —reproducidos aquí en el orden en que aparecen en el original— los habría usado con gusto en cualquiera de mis sonetos. Oduardo Guerra se me adelantó. Muy buen oído tiene y buena pluma. (La oración anterior, ya se sabe, es endecasílaba).

***

Transcribo esquirlas del poema de Oduardo Guerra:

(…) las calles populosas y sus pasos.
Me enervan esos cantos que se ausentan (…)
Puedo decir que hay cientos de escaleras (…)
Es vacía mi edad sobre los muros (…)
(…) es vacío el hedor de las paredes (…)
Es mi deber, o al menos mi osadía,
no reprimir el llanto de los Otros.
(…) maldecir tantas calles como espejos (…)
(…) o al menos escaparme del silencio,
o inventarme una piel tatuada a gritos(…)
(…) ellos hacen las paces con nosotros
y se desnudan tercos sobre el fuego.
(…) es cosa de calar en los rincones (…)
Imagino que el mar es un abrazo
pero no tengo frío ni amanece (…)
(…) es noche de inocentes tentaciones (…)
Por eso es que camino por la orilla (…)
(…) qué castrados de toda alevosía,
qué infelices los Otros, ellos mismos
que condenaron todas nuestras puertas (…)
(…) martillando mi piel en la madera.
(…) donde duermo con sed de madrugada.
Difícil es morder la sien al puerto.
(…) conversar con el cuello abierto a todo (…)
Avergüenza nacer ya sin zapatos (…)
(…) y unos pocos recuerdos y caricias (…)
Hoy no importan los barcos ni la nieve
ni los vientos calados en mi orilla (…)
(…) me he descubierto absorto, impredecible,
negado ser el pasto de los Otros,
imposibles los Otros en su histeria.
(…) pero tiene unas grietas invisibles
(…) me encontrarán sin hambre ni rencores (…)
(…) a veces sabe a muerte desgarrada (…)
Qué importan los teléfonos si azules.
(…) nos hicieron creer tantas mentiras (…)
(…) que tenía ese mar inconfundible (…)
La Habana es sólo el centro del pantano (…)
Qué hacer si la ciudad nos contamina
a pesar del residuo de uno mismo.
Es mejor olvidar hasta la sangre (…)
(…) remontarnos al tiempo del deseo (…)
Es preferible ser el vagabundo
(…) por imprudente y cruel y despiadado.

4 comentarios:

Eduardo Frias Etayo dijo...

Ale, ya le mandé la referencia a Osmany para que vea tu comentario de su poema.
Un abrazo

Manuel Sosa dijo...

Alexis, que la pasión por los endecasílabos no te ciegue al punto de obviar los lugares comunes. El poema es muy intenso y sincero, pero a veces deja entrar los "puertos sin retorno", "el vacío de la espera", y detalles enfáticos que recargan el mensaje. saludos.

bustrófedon dijo...

Eduardo: Un placer.

Querido Sosa:
Tu agudeza es siempre bienvenida en estas páginas. Gracias por la sabia nota (esto que escribo es también un lugar común, pero es muy cierto). En lo adelante, prometo tener muy en cuenta tu consejo.

A ambos, un abrazo.
B.

Anónimo dijo...

Hola Alexis. Ya Eduard me había enviado esto pero en Cuba no tuve mucho tiempo para responderte. Agradezco tus comentarios y la deferencia. Agradezco también el comentario de Manuel Sosa y sí, en mi poesía debe haber muchos lugares comunes, pero trato de apartarme de la poesía artificiosa. Me interesa la literatura en bruto, sin retoques. La Habana es un lugar común precioso y doloroso.
Un abrazo enorme desde Canadá.
Osmany