¡Este blog se mudó a http://belascoainyneptuno.com!

Espera unos segundos para redirigirte automáticamente al nuevo sitio. Si no funciona, visita
http://belascoainyneptuno.com.
De paso, actualiza la dirección en tu blogroll y en tus “favoritos”. ¡Gracias!

viernes, noviembre 07, 2008

Estampas habaneras (III)

Los restos del Manzanares
Teresa Dovalpage

En la esquina de la Avenida Carlos III —no hay manera de que me salga llamarla Salvador Allende, ¿verdad, Néstor Díaz de Villegas?— y San Francisco hubo un cine llamado Manzanares muchos años atrás. Cuando me mudé de Lawton —¡querida Víbora!— en 1971, ya el cine había dejado de serlo y las únicas películas que se proyectaban allí eran las que se pasaban en sus afiebradas cabecitas los borrachos del barrio. Cuando salían del bar Cincuentenario, al que ya me referiré más adelante, se dirigían a lo que fuera sala de proyecciones, convertida en cementerio de papeles y botellas vacías, y allí daban del cuerpo o mataban impunemente el tiempo. Al menos eso se decía en el barrio.

Un día, cuando tendría yo nueve o diez años, se me ocurrió llegarme por allá una tarde a curiosear. Como los gatos, tengo atracción magnética por las puertas cerradas. Abrí sin dificultad aquellos portones de madera carcomida y hedionda y entré... al aire libre porque en el cine no quedaban techos ni paredes ni la madre que los parió. Pasé al fresco. Y allí, bajo el sol de la tarde, estaba sentado un borrachito triste. Tenía una botella al lado y los pantalones por los muslos y una cosita fláccida, más triste que su alcohol, entre los dedos.

No sentí miedo, ni ganas de huir. No me quedé traumatizada. Lo que me sobrecogió fue una pena enorme cuando aquel borrachito me mostró el pellejo que le colgaba entre los dedos sucios y me dijo con voz velada por las lágrimas: «Muchachita, esto ya no sirve pa' na'».

5 comentarios:

Kerala dijo...

Hay referencias a esa asquerosa costumbre exhibicionista en http://lakainde.blogspot.com

Anónimo dijo...

Teresita está acabando conmigo, ahora me sacó el cine Manzanares, cuantos recuerdos, y el resto; hasta en las guaguas los había también...

Saludos
F.C.

Yoana dijo...

Pobre tipo. Y menos mal, que la niña Teresita podía haberla pasado mal. Del cine en sí no me acuerdo, auqnue me suena. Saludos,

Rosa

Anónimo dijo...

Ese cine durante los ultimos años de la decada de los 50 y a principios de los 60a era una buena opcion para quien queria ver hasta 3 peliculas por 0.50 centavos. Durante ese tiempo disfrute de muchas peliculas en ese cine. Mas barato que el Infanta y el Astral y buenas peliculas.

Anónimo dijo...

Niña por que tienes que poner una pinga aqui, tu que empezaate tan refinada y poetica. Hazme el favor, manten la decencia.