¡Este blog se mudó a http://belascoainyneptuno.com!

Espera unos segundos para redirigirte automáticamente al nuevo sitio. Si no funciona, visita
http://belascoainyneptuno.com.
De paso, actualiza la dirección en tu blogroll y en tus “favoritos”. ¡Gracias!

miércoles, diciembre 17, 2008

Reclamar lo reclamable

No es mi costumbre señalar pifias en el accionar de los miembros de la oposición cubana —sobre todo si dichos miembros residen en la isla-jaula—, pero en esta ocasión me permito destacar un ligero error táctico cometido por Oswaldo Payá —líder del Movimiento Cristiano Liberación, promotor del Proyecto Varela y, por demás, ciudadano que merece todo mi respeto y admiración—. Espero que, al decir isleño, no tome a mal esta “crítica constructiva”.

En su reciente carta enviada al Parlamento Europeo con motivo del XX aniversario de los premios Sajarov, Payá declara que el pueblo cubano «no es libre, sufre la opresión totalitaria de un régimen que le niega muchos de los derechos que en el mundo son reconocidos como humanos». (Estoy de acuerdo con todas y cada una de estas palabras). Luego añade: «Que nadie hable por el pueblo cubano mientras éste no tenga libertad de expresión, de viajar, de elegir, de soñar y cantar».

La petición del activista de derechos humanos es loable. Sin embargo, temo que cuando en un mismo enunciado un opositor exige libertad de expresión, de elección y de movimiento junto a las libertades de “cantar y soñar”, estas dos últimas pueden restarle seriedad a la totalidad del reclamo. Debo recordar que, en este caso, el interlocutor de Payá —el Parlamento Europeo— tiende a pecar de incrédulo en lo concerniente a los crímenes de la revolución cubana —que son legión—. Por tanto, a dicho Parlamento hay que hablarle en términos muy concretos, para no darle oportunidad de descalificarlo a uno tildándolo de exagerado. La situación actual cubana —luego de casi medio siglo de despiadada dictadura— no precisa de eufemismos, como tampoco precisa de exageraciones ni frases ocurrentes. Los escritores —aquí me incluyo— pueden darse el lujo de comentarla con algún que otro florilegio o juego de palabras, pero esta opción debe estarle vedada a quienes practican la política. Que se concentren en los derechos violados a diario por la dictadura cubana.

Mi argumento es sencillo: sin mucho esfuerzo se puede demostrar que las libertades de expresión, elección y movimiento son sistemáticamente pisoteadas en Cuba, pero ¿existe una manera cuantificable de demostrar que en la isla está prohibido soñar? Por más que me gustaría afirmarlo, la respuesta es negativa. La libertad de cantar, por otra parte, está contenida en la libertad de expresión. Por tanto, reclamar ambas en un mismo texto redunda. Además, dichos estandartes —los sueños, las canciones— han sido eficientemente monopolizados por la retórica de la maquinaria revolucionaria y ese subproducto suyo que resultó ser la Nueva Trova. Que se queden los castristas y sus acólitos con sus sueños y canciones. Que le den al pueblo cubano —lo que es, por demás, su derecho— libertad de expresión, de asociación, de movimiento, de credo: todas conculcadas por el gobierno de la isla.
___
Artista: Pedro Pablo Oliva
Obra: Detalle de “Parejas condenadas a vivir eternamente con una piedra en la cabeza”
Medidas: 80 x 100 cm
Técnica: óleo/lienzo

9 comentarios:

Zoe dijo...

No es la primera vez que comete tremenda pifia.

Anónimo dijo...

Llamémosle el efecto Martí.

CRA

Max dijo...

Sí, Osvaldo Payá se toma una licencia poética que no es apropiada para este tipo de documento. Pero el contenido y la esencia del comunicado está bien expresado y muy valiente.

Saludos

Teresa Dovalpage dijo...

Es cierto, sin contar conque reafirma la imagen del cubano cantando (y de paso bailoteando) por todo.

Jorge A. Pomar dijo...

Muy bien, Bustrófedon. Y que se hable también de arroz con frijoles; de yuca, plátano y malanga; de pollo,carne y pescado; del derecho a cobrar un salario justo en moneda convertible para poder comprarse un pasaje de avión sin vuelta al mundo libre.

O mejor, del derecho a arrojarle a la cara, no un zapato --lo en un cubano de a pie cual sería, además una temeridad fatal, un supremo sacrificio material, dada la escasez de calzado en la Isla-- sino cuatro verdades evidentes a cualquier gerontócrata.

Te asiste toda la razón del mundo al criticar a Payá y, de paso, a todos los líderes disidentes que pretendan monopolizar el derecho a enmendarles la plana tanto al gobierno como a la oposición.

En definitiva, esas críticas "constructivas" a los del propio bando y/o "destructivas" al gobierno, no pasan de ser simples sugerencias. Creo que el premio Sajarov se le está yendo a la cabeza.

El líder de MCL alucina a ojos vistas al acomodar a la realidad insular su discurso a los preceptos buenistas del Estado del bienestar y la progresía occidental.

Finalmente, Payá, que aboga por el diálogo con el Palacio de la Revolución, se muestra contumaz en su rotunda negativa a dialogar con otros grupos opositores. Para no hablar ya de ofrecerles la otra mejilla...

Saludos del Abicú

chiquitacubana dijo...

Muy bien estructurada la sugerencia, pues realmente a Payá, de tiempo en tiempo, hay que limpiarle el circuito de interferencias contradictorias.

un abrazo

(no he conseguido tu libro)

terreno de pelota dijo...

De acuerdo contigo, Alexis. Hay que ser riguroso en el lenguaje para obtener credibilidad. En especial, para una causa, como la cubana, en que claramente hemos perdido por paliza la "batalla de las ideas" en el concierto internacional.
De muestra un botón, todos los Mandatarios de AL haciendo fila para abrazar, felicitar y saludar (el orden de los factores no altera el producto) a Castro II, en un acto de indiscutida legitimización de la dictadura.

Los Mandatarios ya no apoyan al dictador histórico, sino al hermano del dictador. Y el pueblo? bien gracias, o más bien, unos malagradecidos por no aceptar las bondades del "padre".

En este juego solo nos falta decir, recogamos los guantes, la pelota y vámonos para la casa porque perdimos por paliza. Así lo siento. El punto medular, que reitero, es muy sencillo: La dictadora y la sucesión de RC está legitimada por la comunidad internacional. Ergo, los cubanos no tienen derechos que reclamar. En fin, dejo el tema ahí porque a medida que escribo me empieza a dar taquicardia.

Max dijo...

"Terreno de pelota" creo que publicastes este mismo comentario en otro blog (PD) con diferente Nick. No pienso que tu insistencia en hacer ver a todos que hemos "perdido por paliza" tenga un trasfondo diferente a aquel de mostrar un natural pesimismo ante lo evidente.

Te respondió CRA y yo. Te transcribo lo que te comenté; usastes entonces el seudónimo de Uziel.
------------------------
"Uziel, tienes el ánimo cubierto por el velo gris del pesimismo. Es verdad que hemos perdido la batalla de ideas, y que muchas generaciones después que esta pesadilla desaparezca seguiran siendo los triunfadores de la batalla del mito.

¿Que hacer ahora? No perder la batalla biológica. Ellos están a punto de desaparecer por obra y gracia de la Biología, y después el derrumbe, suave o estrepitoso, pero será el FIN.

Para ganar la batalla de la Biología hay que hacer dieta, comer sano, vigilar el colesterol, chequearse periódicamente y ejercitar mucho.

Que se mueran ellos primero que tú."

terreno de pelota dijo...

buena Max, me gustó la dieta, saludos, Uziel