¡Este blog se mudó a http://belascoainyneptuno.com!

Espera unos segundos para redirigirte automáticamente al nuevo sitio. Si no funciona, visita
http://belascoainyneptuno.com.
De paso, actualiza la dirección en tu blogroll y en tus “favoritos”. ¡Gracias!

miércoles, abril 22, 2009

El titiritero

Aunque para algunos suele ser tan impredecible como el vuelo de una mosca, Fidel Castro no logra sorprenderme. Y —acostumbrado como estoy a esperar de él siempre lo peor— tampoco consigue defraudarme. Volveré a este tópico más adelante. Ahora se impone un paréntesis.

No es secreto que el tantas veces tomado por un tubérculo y recientemente defenestrado Felipe Pérez Roque hizo carrera en la diplomacia cubana dada su capacidad de “interpretar el pensamiento del Comandante en Jefe”. Su estrella se apagó un día después de la demonstración en pro de los derechos humanos realizada en Nueva York, sacando así —muy eficientemente— del ciclo noticioso el clamor que comenzara un mes antes en Madrid y Barcelona y cuya antorcha recogiéramos en las calles de La Gran Manzana. A ambos lados del Atlántico pedíamos cambio. El régimen cubano respondió con más de lo mismo.

Que nadie crea que hago leña del árbol caído. El abyecto Pérez Roque lo merece, pero no me alcanza el tiempo para esos menesteres. Si lo traigo a colación es porque ha aparecido un personaje en la palestra cubana que de forma subrepticia se ha echado en los hombros su antigua tarea. Me refiero nada más y nada menos que a… ¡Fidel Castro! La evidencia está a la vista: en su más reciente reflexión, el convaleciente advierte a Obama que ha malinterpretado “las declaraciones de Raúl”. Y, para aclarar lo que le concierne, se erige en el mejor intérprete de su terrible hermanito. «Donde dijo esto, quiso decir esto otro».

Es revelador el hecho de que ese siniestro personaje que no ocupa ningún cargo oficial en el actual gobierno de la isla diga, desdiga y contradiga a su antojo todo lo que su heredero dice y hace. Cuba, ya se sabe, es una dinastía. (Esto es fácilmente constatable: en el último medio siglo, en la esfera de poder no ha cambiado el apellido). Mientras ocupó el trono, el primero de los Castro era incuestionable. Sin embargo, en estos penúltimos días hemos aprendido que la infalibilidad no es transferible.

Pero decía que Fidel Castro no me sorprende. Y añado que tampoco hay que tener rayos ultravioleta para adivinar el próximo paso del rey desnudo. El motivo es simple: siempre que alguna administración norteamericana ha hecho amago de acercamiento al régimen, el susodicho ha reaccionado como mulo que se sienta en avispero: tirando coces a diestra y siniestra. ¡Que nadie vaya a hablarle de diálogo con el enemigo, que él sólo florece en la trifulca!

Raúl puede haber heredado el cetro de poder, pero sigue a la sombra de su gran hermano. Fidel Castro —cual titiritero inexperto— mueve los hilos, ya sin preocuparse de que éstos sean vistos por la audiencia.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Right on!
Besote,
QF

Evidencias dijo...

Lo peor es que he escuchado a algunos llenos de esperanza: deja que se muera Fidel, es que Raúl ahora no puede hacer cambios.

Ley Martinez / Cero Circunloquios dijo...

Nada se puede agregar a lo dicho (escrito) .., pero es cierto, el nivel de factura y trucaje en tiempos pasados a dejado de ser, para convertirse en una chapucera manifestación de socarrón monigote actuando y diciendo a su antojo (algo que siempre ha hecho) , en la agónica víspera de sus (ojalá) últimos días.
Pero como dijo Evidencias, casi da pena ver como reposa “la esperanza” de muchos en el hermano sujeto, sin importar que se perpetúe la práctica de la dinastía.

Cero Circunloquios dijo...

Concuerdo con lo escrito y las opiniones!
Niurki

Güicho dijo...

Yeah, man!

Anónimo dijo...

This is a good article,a new one.
Good for you young boy.
Thanx
Abajo la dinasty de los Castro!!

Joel dijo...

Excelente comentario!!

Anónimo dijo...

Cuida'o Raulito, como sigas así...
el proximo maletín te toca a tí!

Anónimo dijo...

Eso mismo es, de acuerdo contigo.

Saludos
F.C.

Norberto Clemente dijo...

TREMENDA VERDAD, o sea, una verdad grande, pero no mas grande que la indignacion que nos produce al ver a nuestra tierra como sigue siendo manipulada por esa mano de hierro que persiste en no dejarla florecer

Axana dijo...

Ale: este es el artículo que te comenté, nada que anadir, excelente!