¡Este blog se mudó a http://belascoainyneptuno.com!

Espera unos segundos para redirigirte automáticamente al nuevo sitio. Si no funciona, visita
http://belascoainyneptuno.com.
De paso, actualiza la dirección en tu blogroll y en tus “favoritos”. ¡Gracias!

martes, abril 14, 2009

Apuntes de tío Matt, el viajero

El levantamiento de las restricciones de viajes a Cuba —como era de esperar— ha generado un debate sobre la pertinencia de las mismas y sobre los efectos que éstas tendrán en el futuro de la isla y el tan necesario y postergado tránsito a la democracia de ese régimen despótico, teocrático y centralizado (tres adjetivos que se usaban —en las escuelas de mi niñez y en ese orden— para describir al Egipto de aquella antigüedad faraónica).

Tengo varios amigos que viajan a la isla y que, por supuesto, regresaron a ella en los años de restricciones de viajes, al margen de éstas. No los juzgo. O intento no hacerlo. Todos han tenido motivos tan disímiles como poderosos que van desde aguantarle la mano a un ser querido mientras expira su último aliento, pasan por la necesidad de llevarle el nieto recién nacido a la abuela que añora darle besos y bendiciones y culminan en el folclórico, trivial y jamás admitido empeño de demostrar en tierra propia lo bien que se prospera en la ajena.

A mí, el levantamiento de las restricciones de viajes a la isla que ha implementado la administración Obama no me beneficia en lo más mínimo. Esto es: no tengo pensado poner un pie en Cuba mientras exista un preso político; mientras se acose y margine a diario a un sector de la población —sin importar su tamaño— por sus convicciones políticas; mientras se ejecuten esos pogromos —coordinados y aprobados a nivel gubernamental— en contra de los miembros de la oposición pacífica; mientras —como documenta el blog
Evidencias— los cubanos tengan que pasar por la humillación que presupone pedirle permiso para entrar y salir de su país al gobierno que lo ha secuestrado —y que viola la mayoría de los artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos; a la sazón, el 13.2, que estipula: «Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país»—; mientras el régimen continúe pisoteando alegremente la libertad de expresión, a la par de otras libertades básicas —de asociación, de movimiento (dentro de la misma isla), ay, y otras tantas—; mientras se le niegue al pueblo cubano la posibilidad de labrarse su destino mediante las urnas, en elecciones justas y pluripartidistas...

Mi lista de objeciones al regreso es larga. Belascoaín y Neptuno —entre otras cosas— es un intento de compilarlas y sacarlas a la luz. Sin embargo, una objeción crucial, al margen de las antedichas, es que sospecho que viajar a Cuba —aun cuando se tengan las mejores intenciones— es una manera de recordarles (o echarles en cara) a los cubanos que la habitan que quienes vivimos en países democráticos tenemos derechos que les son vedados. Hay un refrán que recuerdo de mi infancia: «no hay que contar el dinero en casa del pobre». Viajar a Cuba, a mi juicio, es su equivalente.


Lo cierto es que soy escéptico en cuanto a la utilidad de estos viajes en aras de la democracia. Sin embargo, dadas las circunstancias, no puedo no desear que ojalá contribuyan a la caída del régimen. No olvido que los muros de Jericó se derrumbaron cuando «los siete ángeles que tenían las siete trompetas se aprestaron a tocarlas». (Claro, Cuba no es Jericó, y está por ver si tenemos a los ángeles de nuestra parte).

A los que decidan viajar a la isla les deseo —sin sarcasmos que hoy no profeso— un feliz reencuentro con la tierra que los vio nacer y huir de ella. También les recuerdo que, como apunta Milan Kundera en La ignorancia: «Quien echa a perder sus despedidas, poco puede esperar de sus regresos».

28 comentarios:

Anónimo dijo...

Magistral Alex!
Un beso.
N

Anónimo dijo...

Muy bueno, y además, no creo que la Cuba que dejamos todavía exista.

Saludo

CRA

Cuba Inglesa dijo...

Un texto muy certero, saludos...

Anónimo dijo...

Yo, por mi parte, si pienso viajar, y contar dinero en casa del pobre, creo que podemos hacer algo por ellos viajando y haciendoles saber la diferencia.

Peyo el afrocan

Nobama dijo...

Compartimos totalmente su punto de vista acerca de esta cuestión y por esa razón le estamos colocando un link en Nobama.
Gracias,
Nobama

Nobama dijo...

Compartimos totalmente su punto de vista acerca de esta cuestión y por esa razón le estamos colocando un link en Nobama.
Gracias,
Nobama

Nobama dijo...

Compartimos totalmente su punto de vista acerca de esta cuestión y por esa razón le estamos colocando un link en Nobama.
Gracias,
Nobama

Michael H. Miranda dijo...

Excelente post, te felicito. Estaré por aqui más a menudo. Un abrazo.

rigo dijo...

Una pregunta chama.. tú en cuba no dejaste familia, los puros, hermanos, amigos, gente querida? cuanto tiempo llevas sin verles? cuanto más estás dispuesto a pasar sin verles? La vida es una sola, y la estás dejando pasar sin ellos. Eso es un gran logro de Fidel, no crees?

bustrófedon dijo...

Gracias por sus comentarios, N., CRA, Cuba Inglesa, Peyo, Nobama x3 y Michael.

Rigo: Lo mismo digo (con rima y todo). Ya que estamos, en posts futuros, ahórrese el “chama”, que no nos conocemos y, además, ya estamos bastante creciditos. Por lo demás, no creo en grandes logros de Castro. (Tampoco me gusta llamarlo por su nombre de pila, que no es mi amigo). Pero vayamos a lo que nos ocupa: me sorprenden las preguntas que me hace, pues ya las había contestado en este párrafo:

«(…) sospecho que viajar a Cuba —aun cuando se tengan las mejores intenciones— es una manera de recordarles (o echarles en cara) a los cubanos que la habitan que quienes vivimos en países democráticos tenemos derechos que les son vedados. Hay un refrán que recuerdo de mi infancia: «no hay que contar el dinero en casa del pobre». Viajar a Cuba, a mi juicio, es su equivalente».

Anónimo dijo...

yo no descarto la posibilidad de ir en un futuro, y si lo quisiera. Pero ya vivi un regreso, y fue algo tan traumante que 5 anos despues aun no me recupero, o no lo suficiente para ir de nuevo. Y como CRA creo que la cuba que deje, no existe, solo esta en mi mente, y ahi se quedara.
lila

Anónimo dijo...

De nuevo...Margarita escribio el domingo ultimo un articulo muy fuerte y bueno sobre los angeles que le han acompañado en su formacion artistica y la Zoe saca uno hoy , tomando literalmente, frases completas , sobre su angel azul. SE pasarara la vida leyendo lo que pone Chiquita para hacer su blog.
PLAGIO DE IDEAS, DE TEMAS, DE FRASES
ESTA DE ATAR!!!!!!

bustrófedon dijo...

Anónimo (de las 12:09 p.m.):

No tengo la menor idea de qué estás hablando y tampoco veo la relación que tiene con este post. Como debes saber, no censuro comentarios, pero te agradeceré muy encarecidamente que no vengas por acá a armar chanchullos. En el futuro, si lo que vas a escribir no tiene nada que ver con el post en cuestión, ahórratelo. Gracias.

Güicho dijo...

Excelente, Alexis. Veo el asunto de similar manera.

Ley Martinez ? Cero Circunloquios dijo...

Yo deje familia en Cuba, aunque la mas cercana la tengo acá, mis padres y mi hermano viajan a Cuba, no seria justo criticarles, cada cual con su "pasaporte" que haga lo que le de la gana. pero Yo, ...yo no voy.
Despues de todo, Tio Matt no regresó a Flaggler Rock...quizá no quiso "hechar a perder su despedida".

un abrazo Alexis...

El Niño Atómico dijo...

Gracias por poner las cosas en perspectiva cuando la exuberancia se apodera de nosotros. Llevo 38 años fuera y duélame lo que me duela, yo no voy.

Anónimo dijo...

Además de no poder entrar en Cuba por años, hasta que Fidel necesitó los dólares (y dice que no quiere nada de USA), los cubanos nacionalizados americanos se ven obligados por el régimen castrista a pagar un pasaporte cubano, y a esperar el permiso del gobierno de Cuba. El mundo cree que los pobrecitos podemos ir ahora porque el bondadoso de Obama nos da permiso. ¿Sabían que cuando los "gusanos" comenzaron a regresar a la isla no podían quedarse en casa de sus familiares y tenían que hospedarse en hoteles? La lista de humillaciones es larga...
Gracias, Alexis. ¡YO NO VOY!

Kerala dijo...

Alexis, me llama la atención la ingenuidad que nos ciega. ¿Nadie espera cómo habilitarán esas visitas? Acaban de decir los F:R. Castro que hay que educar a ese turismo venido de "allá". ¡Educarlo! Esperemos, lo bueno está por empezar... POr supuesto, viajarán los que quieran yo no voy contra ese derecho, pero ahora faltan las medidas "educativas", humillantes y clavadas como siempre, en "beneficio de la Revolución"...
Te leí temprano, absoluta y sinceramente de acuerdo contigo. Dame una vuelta por la tendedera, hazme el honor www.contandocubanos.blogspot.com, tengo algo al respecto.

Bauta dijo...

Muy lucido Alexis, coincidimos en todo.
Saludos!

de piedra dijo...

Pues para mí, ver a mi madre vale más que todos los posicionamientos políticos. Por supuesto, cada uno es dueño de su vida. Pero lo de "yo respeto a todo el mundo, etc. pero...viajar a Cuba es equivalente a contar el dinero del pobre" ¿es un poco tocapelotas, no?
Mucho respeto a la libertad individual, pero si no haces lo que yo pienso, eres un especulador. Lindo. De verdad.

Evidencias dijo...

Totalmente de acuerdo. Muy bien por Obama, pero para mi, nada ha cambiado.
Un abrazo,

bustrófedon dijo...

Kerala:
Gracias por tu nota. Hace varios días que estoy por subir tu otro blog al blogroll. Lo haré hoy, después de darme un brinco por allá. (Ahora ando a la carrera).
Un abrazo,
A

Güicho, Ley, Atomic Kid, Anónimo,
Bauta: Estamos en la misma cuerda.

Vero: Beso.

De piedra:

Si lo que digo es un poco “tocapelotas”, apliquemos entonces aquello de que a quien le sirva el sayo, que se lo ponga.
Si no estás de acuerdo conmigo, felicidades. Pero fíjate que a pesar de que los especuladores son legión, no llamo “especulador” a todo aquel que vaya a Cuba. Lo que sí digo es que ir a la isla constituye (aunque no sea ese su objetivo) una manera de recordarles a quienes viven allá que gozamos de un derecho que ellos no tienen.

Respecto a las visitas a las madres (y las humillaciones a las que son objeto los cubanos de adentro y afuera por obra y gracia del régimen), te invito a que leas este testimonio.

Cero Circunloquios dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cero Circunloquios dijo...

YO NO VOY!!!
Me fui de Cuba por desafecta al proceso. Asi me dijo una funcionaria de inmigracion, mientras este ese proceso al que no soy afecta, lo honesto de mi parte es no ir....
Muy buen escrito hermano..
Niurki

Anónimo dijo...

Yo, no voy, por todas esas razones, los que quieran ir, que vayan, respeto su decisión, a ellos de respetar la mia.

Saludos
F.C.

Alejandro dijo...

Voy. No voy. Pero voy. Mas no voy. Tengo razones para pensar en ambas direcciones. Y evidentemente existen razones para pensar que ambas direcciones pueden ser erroneas. En este mismo momento me enacantaria poder llevarme a mis hijas a Cuba para que toda mi familia pueda tener el gusto de verlas, sobre todo mi abuela materna, que tiene ya 95 anos. Lo que me ha detenido es el abusivo costo de los documentos cubanos, como el pasaporte. Y saber que ademas de ser oficialmente un emigrante convertido en deportado por el govierrrrrno cuabano, tengo que bajarme los pantalones y dejarme que me "tatuen" si quiero tener el beneficio de ver a mis familiares, amigos, y tierra que vi al nacer (no se si ella me vio a mi).
Hay much por donde cortar, como siempre. Y un tema lleva al otro. De cualquier modo, comparto y no la posicion de Alexis. Si y No.

Si existiera el modo de prevenir que ni un solo cubano viaje a la Isla, digamos que por un periodo de tres anos, estoy seguro que el pais quebraria. Pero no se si eso seria posible en lo mas minimo.
Y que tal si de repente todos los cubanos regresamos, y nos estancamos alii por seis meses?
Esto podria ser bien divertido, y traer resultados imprevisibles.

Yo me anoto en la lista para ambos proyectos.

AlejLopez

Teresa Dovalapge dijo...

¡Qué bueno está este post y los comentarios subsiguientes! Nunca había analizado mis motivos para no regresar (la verdad es que no tengo muchas ganas de hacerlo, así que para qué planteármelo, ni con permisos ni sin ellos) pero tu lista de razones la pone a una a pensar.

de piedra dijo...

Perdona si lo que digo suena ofensivo, no es esa mi intención.
Pero a tí en Cuba no te queda ni madre, ni padre, ni perro que te ladre ¿o me equivoco?

Cuando me vaya a la tumba ¿qué me llevaré? ¿El recuerdo de la sonrisa de mi madre o un diploma a mis convicciones políticas? (Con una fotito del Ché o de quién corresponda).

No intento juzgar a nadie ,en este tipo de cosas, ni ponerme medallas de "Hasta la muerte con mis ideas". Pero tampoco me parece bien que me juzguen desde un “es que soy tan estupendo”.

Demasiados “Qué bueno eres, Alexis”, y “qué grande tu blog”, acaban pasando factura.